Buscador:   
  inicio | favoritos | contacto
 

Higiene dental canina

Productos

La mayoría de los problemas dentarios caninos requieren de la atención de un veterinario, ya que la salud bucal es fundamental para la salud general del perro. La acumulación de placa conjuntamente con restos de comida mezclados con la saliva en contacto con los dientes, constituyen un caldo de cultivo para las bacterias. Cuando se reúne material tóxico, el hueso alrededor del diente se corroe, de continuar esta situación, se formará pus en la raíz de los dientes, separándolos de las encías. Las secreciones son tóxicas y matan los tejidos bucales.

El endurecimiento de la placa dentaria es el causante directo de la odontitis, aunque no el único. Se le suman: la edad avanzada, una alimentación compuesta por materiales blandos o semiblandos, la caries dental, masticar constantemente fibras, e incluso el comer heces. La persistencia de focos infecciosos provoca la pérdida de piezas dentales, así como la aparición de enfermedades provocadas por la absorción en sangre de las toxinas formadas, causando daños permanentes al corazón y riñones, sarro, deformaciones, halitosis, lo cual se manifiesta con la aparición de diarreas, vómitos, decaimiento, pérdida del apetito, etc.

Higiene dental canina Igual que en los humanos, que necesitan cepillarse los dientes y visitar al dentista, los perros necesitan de un control veterinario para detectar problemas dentales. Si la corrosión ha comenzado, existen tratamientos costos para eliminar la placa, y que consisten en la limpieza, pulido y descamado. Estos tratamientos provocan sufrimiento en el animal, y en general requieren de la administración de anestesia.

Esto puede evitarse con cuidados preventivos. Un cepillado diario con una solución de bicarbonato de sodio es la mejor prevención. A muchos propietarios de perros, esto les resulta tedioso, o muy dificultoso. Existen alternativas en el mercado, para sustituir el cepillado dental, el más eficaz para impedir, reducir y combatir la placa dental es el juguete de polímero termoplástico con fibras a modo de pincel, que al morderlo, actúa como el hilo dental, al mismo tiempo que el perro se divierte en la acción.

El morder objetos duros puede representar un aporte a la higiene de los dientes caninos, pues éstos desgastan la placa, pero tienen como desventaja el desgaste conjuntamente de la dentina, y la aparición frecuente de fracturas molares debido al esfuerzo constante.

Está indicado por la mayoría de los veterinarios el uso de juguetes para morder, que mantengan la higiene bucal del perro. Estos juguetes se presentan en infinidad de tamaños y modelos, dependiendo del fabricante, moldeados en formas atractivas para que el perro se divierta mientras se higieniza. También se presentan aromatizados con diferentes alimentos que resultan muy atrayentes.

Por supuesto que ningún juguete, ni aún el cepillado, sustituyen la atención periódica de dientes y encías. La limpieza por parte del veterinario, debe realizarse al menos una vez al año, a modo de complemento de la higiene diaria. Un perro con la boca limpia, será más saludable y feliz.



Vote por este artículo
 
 
Cachorros.org
 
 
Vea también
La psicología canina
Moda canina
 
 

Inicio | Cuidados | Exposiciones | General | Productos | Razas | Contacto

© Copyright 2007 | www.cachorros.org