Buscador:   
  inicio | favoritos | contacto
 

La psicología canina

General

En muchas ocasiones los perros presentan comportamientos inusuales, lo normal es achacarlos a un malestar físico, y de hecho, por lo general esta es la causa. Pero de continuar la conducta extraña sin que exista una enfermedad, es conveniente plantearnos si no estará sufriendo algún problema psicológico.

Para determinarlo, debemos consultar con el veterinario, quien nos asesorará al respecto. Él está capacitado para descartar cualquier complicación de salud y descubrir si estamos ante la presencia de una anomalía de carácter psicológico. En tal caso, será él quien evaluará si es necesario consultar con un especialista, o si por el contrario, es suficiente con detectar lo que perturba a nuestra mascota y remediarlo.

No olvidemos que nuestras mascotas no son idénticas a los humanos, y por tanto, en ocasiones, por más que ellas lo deseen, no las hacen felices las mismas cosas que a nosotros.

Algunas causales de los trastornos

Los perros no se deprimen o tornan violentos porque sí, sus conductas son más prácticas que eso, debe existir un factor causante. Si bien cada caso tiene un origen diferente, lo usual es que el entorno del perro no sea el adecuado. También la falta de atención que muchas veces experimentan los perros, provoca que se sientan rechazados del núcleo familiar, del cual necesitan sentirse aceptados.

Otra causa de los estados de apatía o depresión del perro, es el aburrimiento, o las reclusiones solitarias durante períodos prolongados, como los perros que viven atados a una cadena en el patio de la casa.
También los hogares caóticos provocan incomodidad en los perros, pues no encuentran la rutina que les facilite el adaptarse a la familia. Pero lo que más afecta al perro es la falta de compañía y cariño de sus amos.

Depresión canina

La depresión es uno de los trastornos psicológicos más frecuente que un perro puede sufrir, un estado patológico con disminución de toda la Psicologia canina actividad.

Existen dos tipos de depresión en los perros: endógena y exógena. La endógena se supone originada en factores genéticos, pues carece de motivaciones externas. La exógena, que es la más común, es consecuencia del entorno, y puede tener causas variadas.

Para detectar este problema, es necesario que el amo preste la debida atención al perro, para que pueda observar los cambios de conducta. Si el perro presenta somnolencia, apatía, inapetencia, falta de interés ante estímulos gratificantes, debe sospecharse la posible depresión.

Esta enfermedad puede afectar a cualquier raza, aunque hay estudios que señalarían una tendencia de los terrier y mestizos a padecerla.

Lo primero que debe hacerse es consultar con un especialista. Por otra parte, puede ayudar el mantener la actividad del perro y el contacto con él, para que ya no se sienta rechazado. Un sustituto de la compañía del amo, cuando no es posible que pase más tiempo con el perro, puede resultar la televisión, la radio, o la música. Aunque nunca sustituirá al cariño humano.

El problema con la depresión canina es que no existe experiencia en terapéutica animal. Y peor aún, que no existe comunicación con el perro (a pesar de que él nos comprende muy bien).



Vote por este artículo
 
 
Cachorros.org
 
 
Vea también
Higiene dental canina
Moda canina
 
 

Inicio | Cuidados | Exposiciones | General | Productos | Razas | Contacto

© Copyright 2007 | www.cachorros.org